© todos los derechos reservados

© todos los derechos reservados

22 dic. 2012

Mi experiencia con Ilusionaria

Me he vuelto a casa, después de todo un día de viajes, movimiento, callejeo y peregrinaje, con una sensación silenciosa de que todo ha terminado ya. O si no todo, el grueso de este proyecto en su tercera edición. Es un sentimiento un tanto triste, aunque no por ello se me borra la sonrisa que me ha provocado hacer todo el trayecto. Mis horas de trabajo dedicadas a Ilusionaria, sumadas a las horas de trabajo de los 22 ilustradores y los 23 escritores restantes, suman una gran cantidad de esfuerzo aplicado, más todo lo que va detrás, bajo la costura, y que mueve el motor de lo que es este proyecto.

Hoy he asistido a la presentación para Galicia, ubicada el Santiago de Compostela. Y por qué no decirlo también, la primera presentación de un libro de mi vida, y la primera vez que leo mi nombre en las páginas del mismo. Y la sensación no puede ser otra que inigualable. Pero no solo por eso.

Me tropecé con el proyecto casi por casualidad, de pronto, de un día para otro, y me encantó desde el primer día. No podría encontrar palabras que llegasen a describir de forma totalmente certera y cercana lo arropado que uno se siente trabajando con gente como los creativos de esta iniciativa, desde el primero hasta el último y más reciente de sus integrantes. He conocido gente fabulosa, he ampliado conocimientos y, por si fuera poco, me he empapado de ilusión, colores y de las palabras de gente sabia. De gente maja. Sin conocerles, uno sabe que trata con personas de calidad cuando, sin pensarlo, se lanza de cabeza hacia iniciativas de esta índole y pone en cada párrafo y en cada trazo en el lienzo lo mejor de ellas mismas. Tan solo puedo decir, por tanto, gracias a todas ellas por dejarme participar mano a mano con sus mismas ilusiones, regalando un pedacito de la mía. 





....~



...

No hay comentarios:

Publicar un comentario