© todos los derechos reservados

© todos los derechos reservados

1 jul. 2015

He vuelto, y no estaba de parranda.

¡¡Eh-hey!! Y en la lista de las más largas ausencias....
Desde primeros de marzo que no doy señales de vida. Tiene su explicación, y es que llevo desde febrero sin internet, ¡hasta ahora! Tengo tantísimas cosas pendientes que me aturde pensar por donde empezar. Por su puesto, tengo cantidad de dibujos que subir, cantidad de mails a los que responder, propuestas que analizar y un largo etc. Y luego cosas más nimias como cambiarle un poco la apariencia a este nuestro rincón de la locura. Lo más ultradestacable: he ido, si, he ido, al dentista. Mi primera vez no ha podido ser más jevi, muela pocha y muela del juicio fuera en una sola sesión. Nada de dolor, pero ha sido la experiencia más extrema que recuerdo, tuvieron hasta que ponerme en el dedo un medidor de pulsaciones por si excedía el máximo, me mantuve en los 140 casi los 30 minutos de intervención, a lo cual los dentistas pretendían quitarle hierro (no pudieron, se que 140 es mucho). Eso si, en una semana he comido todos los helados que no he comido juntos en mi vida. Ya solo por eso mereció la pena, y por la maravillosa sensación de volver a masticar a dos carrillos. La comida vuelve a tener sabor.

Y para que la vuelta no sepa a poco, una pequeña ilustración escogida de las que he estado haciendo esta temporada. De todos modos, hasta que el otoño empiece de nuevo se acabaron las semanas de 5 días libres.

Si no reconocéis la escena no merecéis ni un sólo colacao más, nunca.



....

No hay comentarios:

Publicar un comentario