© todos los derechos reservados

© todos los derechos reservados

8 mar. 2013

Reflexiones: escribir fantasía

De todas las maneras existentes de hacer arte, que hay muchas, me he decantado por la más jodida....
O eso creo. Y ser consciente de eso hace que me guste todavía más.
Escribir fantasía es una tarea harto complicada, y exige muchísima disciplina personal en muchas direcciones distintas. Es una disciplina que uno debe adoptar si o si, si no la tuvo hasta el momento, de forma gradual. Al mismo ritmo que la novela surge.

Ayer mismo me encontraba charlando de este mismo tema con otra gente, y la conclusión es que, si bien escribir sobre un período histórico bien sea del pasado o actual permite de entrada unas bases de entorno ya hechas, la fantasía te exime de cualquier responsabilidad para con absolutamente todo. En contrapartida, ese absolutamente todo debe ser completamente inventado a partir de la nada.

Es inevitable (y hasta muy recomendable) utilizar estereotipos. La gente necesita identificarse con algo. Sin embargo, el trabajo comienza a tornarse interesante cuando después de eso, la pretensión más inmediata es la de ahondar en la historia y dotarla de la máxima profundidad y sentido posibles.
Y eso es lo que me trae a mi de cabeza. Aunque me gusta.
Me gusta porque tengo una facilidad desmesurada para inventar cosas, pero no la misma para ordenarlas, aunque en mi cabeza encajen mágica y perfectamente.

¿A las personas que quieren dedicarse a esto? Y me incluyo, naturalmente: leer hasta que se os caigan los ojos y escribir hasta que sangren las manos. El trabajo de documentación es inconmensurablemente más importante e imprescindible que crear la historia en sí. Después, todo dependerá de la pericia a la hora de contar las cosas y presentarlas de un modo atractivo. Nunca creí que Horus pudiera llegar a darme tantos dolores de cabeza, pero es lo menos que puedo hacer por el hijo pródigo. 



Mi pared, llenándose cada vez más de cosas. Y lo que le queda...

2 comentarios:

  1. Una buena opción es hacer mtaerial de apoyo, como una historia del mundo de fantasía previo al momento en el que ocurre la historia que quieres narrar. Robert E. Howard lo hizo así con la Era Hiboria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda lo mejor es tener lo máximo posible bajo definición clara antes de hacer la historia central de los personajes. En eso me encuentro ahora, aunque resulta agotador jejeje
      Gracias por el aporte =)

      Eliminar